Yavé vs Luzbel (I): Noticia sin precedentes

Los medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco de una noticia sin precedentes: el posible aterrizaje de una nave extraterrestre en la base americana de Wright Patterson. En seguida ampliaremos la información”.

Todas las cadenas televisivas del planeta esparcen a los cuatro vientos la insólita noticia: desde la CNN hasta la BBC, desde Moscú a Pekín, desde Al-Yazira hasta Radio Vaticana.

-¿Te encargas tú del editorial? -pregunta el director del prestigioso periódico cosmopolita El observador a su eficaz subdirectora, la intrépida cazanoticias Sofía.

-De acuerdo -contesta ella.

Sofía es una todoterreno. Periodista, licenciada en Arte e investigadora social, culta, tenaz, omnipresente, joven aún y toda una belleza, se ha ganado el respeto de amigos y rivales. Goza de fama internacional. Se la considera una de las mentes más preclaras del momento. Tanto en sus estudios secundarios como en la universidad evidenció una inteligencia excepcional.

Su amplia visión cultural le permite moverse con soltura en cualquier ámbito que demande la atención del gran público: problemática socio-política, economía, educación… Posee, además, don de gentes.

Ningún tema de actualidad escapa a su portentosa capacidad de asimilación y fidedigna divulgación a través de la prensa escrita o de su programa semanal de televisión.

Su personalidad flexible, abierta, responsable y curiosa le granjea las simpatías de sus correligionarios. La consideran una fuera de serie.

-¿Qué dice la agencia France Presse? -prosigue el director-. Aún no he tenido tiempo de ponerme al día. Estoy obsesionado con ese nuevo y gigantesco escándalo de corrupción que ha destapado la oposición. No es uno más.

-La agencia comenta que una nave espacial ha aterrizado en la base americana de Wright Patterson. Los militares estadounidenses quisieron implantar el stop secret, pero los viajeros espaciales han impuesto sus condiciones: “luz y taquígrafos”. Por primera vez en la Historia, el tema extraterrestre dejará de ser considerado secreto de Estado. De todos modos, la CIA, como siempre, intentará ocultar información relevante, e incluso deformar la realidad. Constituye su modo habitual de obrar.

OVNI en Nueva Jersey-1952.

-¿Quiénes les han dado la bienvenida?

-Según la agencia, los ilustres visitantes habrían sido recibidos por el propio presidente de la nación, por el jefe de la Iglesia Adventista, el secretario de Defensa y la secretaria de Estado, amén de otros acompañantes de primera fila. Toda la plana mayor.

-¿Una sola nave?

-Se habla de una primera avanzadilla, a la que podrían seguir nuevas naves en número indefinido. Habrían aterrizado unos doce tripulantes en un vehículo ajeno a nuestra tecnología.

-¿Invasión paulatina?

-No parece. Si así fuera, no habrían descendido en una base ultrasecreta del posible enemigo, sino en un lugar escasamente defendido y con una flota más significativa y más belicosa. Claro que Cristóbal Colón conquistó el Nuevo Mundo con tres naves exclusivamente.

-¿Quiénes nos visitan? ¿Con qué fin?

-No lo sé. En los próximos días saldremos de dudas. Se comenta que vienen en son de paz, a causa del riesgo inminente de confrontación bélica entre Occidente y Oriente. ¿La tercera Guerra Mundial? Los extraterrestres invasores quedan para las películas taquilleras.

Mientras tanto, los ilustres visitantes se han reunido con la cúpula dirigente americana en el Despacho Oval. Nada trasciende al exterior, al menos de momento.

El expreso deseo extraterrestre de “luz y taquígrafos” se ha visto postergado momentáneamente, quizá por razones de seguridad; pero todo el mundo espera anhelante nuevas noticias.

Parece como si los innumerables problemas humanos hubiesen pasado a un segundo plano. Una mezcla de estupor, incredulidad, curiosidad y ansiedad ha invadido el planeta.

Tantos años hablando de un tema tan controvertido, tantos ríos de tinta esparcidos por doquier, tantas investigaciones contradictorias, tantos defensores y detractores, han ido a parar al baúl de los recuerdos.

Una nueva realidad se impone desde ahora, si bien la gente se pregunta en qué afectará  a su vida la sensacional noticia. Para unos significa el fin de una era; para otros, todo seguirá igual.

-¿Acaso nos sacarán de nuestra profunda crisis económica y política? -se pregunta un parroquiano en una taberna perdida en un suburbio de la gran ciudad, mientras da un sorbo a su vaso de cerveza y se lleva a la boca un pincho de tortilla.

-Una tapadera más de los chanchullos de nuestros políticos, siempre oportunistas, siempre faltos de escrúpulos -sentencia un activista ante un nutrido grupo de indignados.

-Son los nuevos ángeles enviados por el Altísimo para salvar la Tierra -predica un resucitado Savonarola desde su púlpito.

Pintura  de Val Camonica-Italia

-¡Qué gran oportunidad para abrir nuevos mercados más allá de las fronteras terrestres! -reflexiona el vicepresidente de una confederación de empresarios desde su despacho, mientras charla animadamente por teléfono con un amigo, también empresario, en tanto su linda secretaria, sentada enfrente de él, espera impaciente el texto del jefe para pasarlo a ordenador.

La Tierra continúa girando sobre su órbita, los problemas cotidianos de la gente prosiguen su monótono discurrir por la gran autopista de la existencia humana, los especuladores no renuncian a su voraz persecución de beneficios y la intransigencia y la violencia no han abandonado sus lares.

Sin embargo, muy pocos son conscientes de los profundos y trascendentales cambios que en breve escaparán raudos de la caja de Pandora para enseñorearse de nuestro atribulado planeta.

Nada volverá a ser igual. No nos bañaremos dos veces en el mismo río, porque un nuevo mundo asoma su rostro a la ventana de nuestras monótonas vidas.

-¿Hemos entrado de lleno en el Apocalipsis predicho por el visionario de Patmos? -comenta con tono altisonante desde su programa de radio un conocido ufólogo-. Y cita un texto bíblico: “Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido. La nueva Jerusalén bajaba del cielo…”.

-La nueva Jerusalén pudiera ser la nave extraterrena que ha aterrizado en Wright Patterson -añade un contertulio.

-Las siete plagas bíblicas ya han descargado todo su furor sobre nuestros doloridos hombros. No las tememos. Son el presente cotidiano -interviene el entrevistador, un conocido periodista, cuyos profundos conocimientos esotéricos llaman la atención del gran público y cuyo programa de medianoche es seguido con interés por miles de oyentes.

-No seáis pájaros de mal agüero -tercia un invitado de larga barba y modales un tanto bruscos, que se las da de científico puro, ajeno a elucubraciones fantasiosas-: “En los últimos tiempos aparecerán muchos falsos profetas hablando en mi nombre. No les hagáis caso”.

-Los paranoicos visionarios han pululado como las setas a lo largo de la Historia, especialmente a finales del siglo XX, y quizá más en el actual, tiempo propicio para cataclismos cósmicos. Siempre tienen ocupación. Siempre hay quien les escucha. A ellos no les afecta el paro -sentencia otro invitado. Su tono irónico desagrada al ufólogo, que tuerce el gesto en señal de desaprobación.

El científico vuelve a la carga, aprovechando cierto malestar y desconcierto entre sus rivales. Su discurso adquiere tintes muy críticos:

-Tantas veces han predicho el fin del mundo, que alguna vez acertarán. Afortunadamente, se han equivocado siempre hasta ahora, pese a sus contactos “divinos”. ¿Me permites algunos ejemplos? -pregunta al entrevistador.

-Faltaría más.

-A William Miller, uno de los fundadores de la Iglesia Adventista, se le apareció en diversas ocasiones el mismísimo Jesucristo, según él, y le comunicó la fecha exacta del fin del mundo. Por supuesto, resultó errónea. Lo mismo le sucedió a Rusell, fundador de los Testigos de Jehová; Maurice Chatelain lo situaba en 1982; Boris Kristoff, en 1983; Lizondo, en 1986 y Charles Berlitz, en 1999.

La Virgen-Niño-S. Juan, anónmimo-s. XV

-Afortunadamente, hemos cruzado tan escatológicas fronteras sin mayores sobresaltos, y posiblemente traspasaremos las de 2030 haciéndole un feo al calendario maya, sin despreciar, por supuesto, las grandes aportaciones arquitectónicas y culturales de este enigmático pueblo -añade su compañero.

”Contamos ya con suficientes catástrofes, y no sentimos la necesidad de dar cabida a otras nuevas -insiste-. Enumeremos las más devastadoras: hambre, peste, guerra, terrorismo, fanatismo, incultura, explotación, contaminación y muerte, nuestros compañeros de viaje desde que el mundo es mundo.

Su colega prosigue con tono dramático:

-Aún restan algunas no menos dañinas: crisis económica, política y social profunda, corrupción, enfermedades temibles (cáncer, SIDA, alergias), contaminación, cambio climático y desertización creciente. ¿Acaso necesitamos más desgracias?

-Por supuesto que no -exclama el ufólogo-. Motivo de más para no despreciar la colaboración de quienes pueden ayudarnos. Están ahí; y todos esperamos, como el agua de mayo, su valiosa experiencia. En realidad, siempre han estado con nosotros.

El entrevistador mira su reloj y se queja de lo rápido que pasa el tiempo. Su programa debe finalizar, por haber sobrepasado el horario previsto. Y cierra la sesión:

-Muchas cosas quedan aún en el tintero. Tiempo tendremos para abordarlas en futuros programas. Seguiremos contando con vuestras interesantes aportaciones.

Da las gracias a los presentes, a los oyentes y a cuantos hacen posibles estos debates y se despide hasta la próxima semana.

Sobre Eliseo Nuevo 20 artículos

Soy psicólogo y orientador, actualmente jubilado. He sido profesor y jefe del Departamento de Orientación en diversos institutos de la Comunidad de Madrid a lo largo de mi vida profesional. He impartido Psicología en segundo de Bachillerato, amén de mis años anteriores en la Enseñanza básica como profesor y orientador.

Igualmente, por mi profesión, he impartido frecuentes charlas sobre psicología y pedagogía: autoestima, inteligencia emocional, habilidades sociales, orientación académica y profesional, el mundo de los sueños, grafología...

He llevado a cabo una escuela de padres y madres durante muchos cursos. También he desarrollado diversas conferencias sobre temas parapsicológicos (extraterrestres, reencarnación…), sobre la cultura y la religión egipcia, etcétera. Asimismo, he intervenido en diversas mesas redondas sobre temas psicológicos, pedagógicos y parapsicológicos. Además, han aparecido varios artículos míos, de carácter educativo en revistas como "Escuela Española", “Cosmos”, etc.

Finalmente, tengo varias publicaciones, que podéis consultar en la sección de Mis obras


    Mis estudios
  • Licenciado en Filosofía y Letras, sección Psicología, por la Universidad Complutense de Madrid, y curso de especialidad en Psicología Pedagógica, en la escuela de psicología de dicha universidad.
  • Dos cursos de Filología Hispánica en la misma universidad
  • Actualmente, estudio Historia del Arte en la UNED.
  • Cursos de Grafología, Hipnosis, etc.
  • Sé el primero en comentar

    Dejar una contestacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    *