Pensamientos positivos y relajación mental

Entornos relajantes
Entornos relajantes
  1. Antes de pedir paz para el mundo, busquemos la paz dentro de nosotros mismos. Vivimos preocupados, nerviosos, estresados, obsesionados por pensamientos secundarios, irrelevantes para nuestro verdadero desarrollo personal. La verdadera meta es ser felices, pero la felicidad viene de dentro, no del exterior.
  2. Proyectamos sobre los demás nuestros pensamientos y sentimientos positivos y negativos. Proyectemos lo mejor de nosotros mismos.
  3. Somos libres de obrar correcta o incorrectamente, pero también somos responsables de nuestros actos. Seamos libres de tomar la decisión de vivir positivamente.
  4. El mundo está lleno de cosas buenas y malas. Fijémonos en las buenas: arte, cultura, belleza, Naturaleza deslumbrante, amor, personas al servicio de los demás.
Quien ayuda a los demás, se está ayudando a sí mismo de cara al futuro (www.bing.com).
  1. El miedo es el mayor enemigo de los seres humanos, porque nos impide obrar. Nos condicionan los miedos del pasado y los temores al futuro. Vivamos el presente con plenitud y optimismo, renunciando al pesimismo y a la ansiedad.
  2. El que ayuda a los demás, se ayuda a sí mismo. El bien que hacemos a los demás, revierte sobre nosotros mismos. A veces basta una palabra de aliento o una actitud amistosa. Todo el mundo agradece verse apreciado.
  3. La violencia genera violencia. Si respondemos agresivamente a quienes nos agraden, no somos distintos de ellos. Sólo quien se siente débil e inseguro ataca. El odio se combate con amor, el rechazo con aceptación, la insolidaridad con solidaridad.
  4. Trata a los demás como quieres que los demás te traten a ti mismo. No podemos exigir lo que no damos. Si respetas, te respetarán; si ayudas, te ayudarán; si repartes cariño, recogerás cariño.
  5. A la juventud hay que proporcionarle conocimientos, cultura, buenos modales, valores, conciencia de sí mismos y de los demás y felicidad, y no meros instintos, violencia, evasión, despersonalización, consumismo esclavizante.
  6. No se trata de dar un pescado, sino de enseñar a pescar. No se trata de dar respuestas que no se piden, sino de enseñar a pensar, a buscar las propias respuestas.
 Mejor que dar un pescado, enseña a pescar (imagen de www.diarioelzondasj.com.ar).
  1. Si transmitimos confianza, seguridad, aprecio, será más fácil cambiar a los demás.
  2. Drogas (incluyendo tabaco y alcohol), televisión, consumismos… son anestésicos que nos impiden tornarnos conscientes de la realidad. Hay muchas otras adicciones:  sexo, trabajo, Internet, moda, consumo…

Técnica de relajación que puedes practicar cuando lo necesites:

“Me pongo cómodo. Cierro mis párpados. Me olvido de cuanto sucede a mi alrededor. Me concentro en mis pensamientos.

Tomo una respiración profunda. Al exhalar, siento que todo mi cuerpo se relaja. (Repito este ejercicio dos veces más.)

Ahora (con los ojos cerrados) voy a contar del 10 al 1, mientras inspiro y expiro lenta y rítmicamente. Según voy descendiendo en la cuenta, siento entrar en un nivel más profundo cada vez… Siento cómo me relajo más y más cada vez.

10…, 9…: me relajo; 8…, 7…: me relajo aún más; 6…, 5…, 4…: me relajo más y más; 3…, 2…: estoy muy relajado; 1…: me encuentro en perfecta calma, muy a gusto y muy relajado.

(Siempre respirando profunda, lenta y rítmicamente, haciendo una breve pausa en cada punto.)

Me concentro en mis párpados, y al respirar los relajo.  Siento que mis párpados se encuentran relajados.

Me concentro en mis ojos. Los relajo. Siento que mis ojos están relajados. Mis ojos se desplazan hacia la nuca. Sus nervios y músculos se aflojan.

Me concentro en mis oídos. Los relajo. Todos sus músculos, nervios y huesecillos se distienden. Los ruidos externos dejan de molestarme. No les presto atención.

Me concentro en mis fosas nasales. Las relajo. Siento que están relajadas.

Me concentro en mi boca. Ablando mi lengua y la coloco sobre los dientes superiores. Aflojo el maxilar superior sin abrir la boca. Relajo mis mejillas.

Me concentro en mi rostro. Relajo cada músculo de mi rostro. Mi rostro está completamente relajado. Tenso y aflojo sus músculos varias veces.

Música relajante (vídeo tomado de youtube).

Relajo mi frente. Mi frente desprende un cálido frescor. Siento la frente relajada.

Me concentro en mi cuero cabelludo. Relajo cada músculo. Siento relajado mi cuero cabelludo.

Relajo mi cabeza. Tenso y aflojo todos los músculos varias veces. Mi cabeza se expande más y más. No la siento. Se funde con el cosmos.

Me concentro en mi garganta. La relajo por dentro… Y por fuera. Mi garganta está completamente relajada, suave, vigorosa.

Me concentro en mis hombros. Descienden suavemente. Se relajan más y más. Siento el contacto de la ropa con mi cuerpo. Es una sensación agradable, cálida.

Concentro mi atención en mi pecho. Relajo mis pulmones. Mis pulmones reciben y exhalan el aire con suavidad, con placer. Los siento relajados. Se encuentran en perfecto estado de salud… Relajo mi corazón. Percibo sus latidos… armoniosos, rítmicos, cadenciosos… Lo siento relajado.

Siento el contacto de la ropa con mi pecho. Siento la vibración de la piel. Está completamente relajado, al igual que todos sus órganos, músculos, glándulas, tejidos y células.

Concentro mi atención en el abdomen, en sus órganos. Relajo uno por uno: hígado, estómago, intestino, riñones, zona pélvi­ca… Todos sus órganos están relajados. Funcionan correctamente. Su estado es saludable.

Concentro mi atención en el brazo derecho. Siento la vibración de la piel. Relajo cada músculo. Mi brazo derecho pesa como si fuese de hierro. Pesa tanto que no puedo levantarlo. Pesa cada vez más. Descansa tranquilamente…., cómodamente… (pausa durante unos segundos).

Concentro mi atención en el brazo izquierdo (se repite lo anterior).

Concentro mi atención en la pierna derecha (ídem).

Concentro mi atención en la pierna izquierda (ídem).

Todo mi cuerpo se halla en perfecto estado de paz y armonía. Se desinfla como un globo. Se arruga como un saco. Veo cómo se eleva suavemente. Flota en el aire. Se expande. Se funde con el Universo. No lo siento.

Una esfera de energía, de color azul, envuelve mi cuerpo. Me encuentro feliz…, en paz…, alejado de los problemas y tensiones cotidianos.

En este estado de calma, me desplazo metalmente a una playa rodeada de bellos paisajes.

El día está soleado. La temperatura es muy agradable. Los rayos del sol bañan placenteramente mi cuerpo, que descansa tumbado en la arena. Una brisa suave mece las tranquilas aguas del mar.

(Se permanece unos instantes viviendo tan agradable experiencia.)

Descansado física y mentalmente, voy a salir de mi estado de relajación. Para ello contaré de 1 a 10. Conforme vaya contando, iré sintiendo cada parte de mi cuerpo: 1…, 2…, 3…, 4… (voy saliendo poco a poco), 5…, 6…, 7…, 8… (salgo un poco más), 9… y 10: abro mis ojos y me encuentro relajado, muy a gusto y en perfecto estado de salud” (Eliseo Nuevo).

Entornos relajantes
Entornos relajantes (foto obtenida en Pinterest, IBS-Health)

Si te ha gustado este artículo, deja tu comentario.

Sobre Eliseo Nuevo 19 artículos

Soy psicólogo y orientador, actualmente jubilado. He sido profesor y jefe del Departamento de Orientación en diversos institutos de la Comunidad de Madrid a lo largo de mi vida profesional. He impartido Psicología en segundo de Bachillerato, amén de mis años anteriores en la Enseñanza básica como profesor y orientador.

Igualmente, por mi profesión, he impartido frecuentes charlas sobre psicología y pedagogía: autoestima, inteligencia emocional, habilidades sociales, orientación académica y profesional, el mundo de los sueños, grafología...

He llevado a cabo una escuela de padres y madres durante muchos cursos. También he desarrollado diversas conferencias sobre temas parapsicológicos (extraterrestres, reencarnación…), sobre la cultura y la religión egipcia, etcétera. Asimismo, he intervenido en diversas mesas redondas sobre temas psicológicos, pedagógicos y parapsicológicos. Además, han aparecido varios artículos míos, de carácter educativo en revistas como "Escuela Española", “Cosmos”, etc.

Finalmente, tengo varias publicaciones, que podéis consultar en la sección de Mis obras


    Mis estudios
  • Licenciado en Filosofía y Letras, sección Psicología, por la Universidad Complutense de Madrid, y curso de especialidad en Psicología Pedagógica, en la escuela de psicología de dicha universidad.
  • Dos cursos de Filología Hispánica en la misma universidad
  • Actualmente, estudio Historia del Arte en la UNED.
  • Cursos de Grafología, Hipnosis, etc.
  • Sé el primero en comentar

    Dejar una contestacion

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


    *